sábado, 13 de mayo de 2017

LA CARRETERA

CORMAC McCARTHY
Premio Pulitzer de novela 2007.
Ficción.

Lo puedes comprar aquí

Una demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, ganadora del Premio Pulitzer 2007.
La carretera transcurre en la inmensidad del territorio norteamericano, un paisaje literalmente quemado por lo que  parece haber sido un reciente holocausto nuclear. Un padre trata de salvar a su hijo emprendiendo un viaje con él.
Rodeados de un paisaje baldío, amenazados por bandas de caníbales, empujando un carrito de la compra donde guardan sus escasas pertenencias, recorren los lugares donde el padre pasó una infancia recordada a veces en forma de breves bocetos del paraíso perdido, Y avanzan hacia el Sur,hacia el mar, huyendo de un frío "capaz de romper las rocas".

VALORACIÓN PERSONAL:

DESOLACIÓN.
Descripción brillante de un mundo estéril, vacuo, devastado y desesperanzador donde un padre y un hijo caminan hacia el sur de los Estados Unidos buscando un lugar más cálido donde, ¿poder vivir? o ¿morir en paz?.
Un hombre enfermo, sin nombre ni apellido, de la mano de su hijo,nacido a comienzos de un holocausto nuclear, caminan durante años hacia el sur de un país inerte tomando como referencia una vieja y desierta carretera. Su único equipaje es un carrito de supermercado y dos mochilas donde guardan lo poco que tienen para comer y cualquier cosa útil que encuentran en su camino. Sólo dan cabida en su equipaje a un objeto innecesario: un libro para el niño.
Sus objetivos son dos,tan elementales como imprescindibles: encontrar algo de comer y buscar un lugar menos inhóspito.
Sus enemigos son cuatro: El gélido  frío que asola el territorio donde nunca sale un sol resplandeciente. El hambre que amenaza su precaria existencia en un mundo negro cubierto de cenizas,donde los árboles calcinados son herramientas estériles. Los pocos supervivientes a este cataclismo mundial, algunos de los cuales acaban practicando el canibalismo. Y por último y no menos importante, su propia mente, susceptible de ser víctima de un estado de ánimo desalentador y sin esperanza. Padre e hijo caminan codo con codo sorteando todo tipo de peligros y atravesando las zonas donde el padre pasó su niñez. Recuerdos maravillosos de un mundo que ya no existe y del cual su hijo no tiene memoria alguna. Pegado a su cuerpo, un revólver con dos balas como última alternativa.
Y en medio de todo esto, la lucha de un padre por sacar adelante lo único bello que le queda: su hijo. Y por otro lado la luz,esa luz que emana únicamente de un niño. La inocencia, la generosidad y la capacidad de adaptación camaleónica a todas las circunstancias.

Al margen de ser un libro desaconsejable para estados de ánimo carenciales, me ha parecido una obra magistral. Disiento totalmente de quienes opinan que el principio del libro es lento y carente de acción. El escritor describe brillantemente el aspecto de un mundo desolador y consigue con su prosa contundente meterte de lleno en él; tanto es así que consigue adentrarse en tus pesadillas, (por lo menos, así me ocurrió a mí).
En definitiva, una historia original y perfectamente dirigida por uno de los escritores más importantes y reconocidos de los Estados Unidos. Cien por cien merecedor del Pulitzer.

2 comentarios:

  1. Antonia, ....una valoración brillante. No sólo los temas agradables atraen al lector

    ResponderEliminar
  2. Aunque el comienzo sea lento....se debe identificar que el proceso en si, el increscendo en intensidad....va a la par con la transformación interior a la que se ven abocados los personajes..
    Relato de superación.....diria yo.
    Al contrario que tú, opino que es muy útil para quienes se sientes débiles de moral.....

    ResponderEliminar